martes, 7 de mayo de 2019

Aiguamolls y Pre-Pirineo Catalán

¡¡Hola de nuevo!!

Este pasado puente de mayo tuvimos la suerte de guiar una excursión por la Cataluña, concretamente en el Parque Natural de las Marismas del Ampurdán y el Pre-Pirineo Catalán en busca de aves tan interesantes como el quebrantahuesos, los mirlos capiblancos o los cernícalos patirrojos con SEO/BirdLife en compañía de Juancho Calleja. Tras cinco días de birdwatching con el grupo observamos y/o escuchamos 168 aves y además nutria, corzo, ciervo, varias especies de lagartijas, anfibios, mariposas, etc.


Salimos de Madrid con las expectativas muy altas y en nuestra primera parada alucinamos con la colonia de ardeidas que hay cerca de Vic. Garcetas comunes, garcillas bueyeras y martinetes estaban a tope con la construcción de nidos y los cortejos, mientras las garzas reales estaban a cargo de sus pollos, ya creciditos.

Garza real (Ardea cinerea) en el nido con dos pollos. SEO/BirdLife 2019
Martinete (Nycticorax nycticorax) volando a por material para el nido. SEO/BirdLife 2019
Pareja de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) sobre el futuro nido. SEO/BirdLife 2019
Continuamos nuestro camino hasta el hotel en Castellón de Ampurias. Desde allí fuimos a buscar aves crepusculares como el avetoro. A pesar de que no lo vimos si localizamos nutria, oímos avetorillo y disfrutamos con golondrinas, ruiseñores, carriceros tordales, comunes y el paso de garzas imperiales. Por la noche el autillo resonaba en el pueblo.

Al día siguiente desayunamos a las 07.30 para poder ponernos pronto en marcha. Salimos con destino a los Aiguamols. Allí hicimos un recorrido por las partes inundadas y visitando los observatorios donde sacamos una gran lista de aves acuáticas y de soto. Desde el propio aparcamiento vimos tórtola europea, garza imperial, papamoscas cerrojillo y fringílidos. Nos acercamos a ver las zonas encharcadas y observamos cigüeñuelas, zarapitines, combatientes, fumareles cariblanco y común, carretona, tarros blancos, ánsar, flamenco, archibebes, canastera, gaviota enana, moritos, y un sinfín de especies. Esta fue una de las mejores partes de los Aiguamolls. Volvimos buscando el papamoscas collarino que se había citado en los días previos a nuestra llegada, pero no hubo suerte.

Estornino pinto (Sturnus vulgaris) llevando material al nido. SEO/BirdLife 2019
Garza imperial (Ardea purpurea) volando sobre los Aiguamolls. SEO/BirdLife 2019
Cigüeñuela común (Himantopus himantopus).
Esta limícola se encontraba justo en periodo de incubación y vimos bastantes nidos. SEO/BirdLife 2019
Morito común (Plegadis falcinellus).
Los bandos de moritos nos pasaron muy cerca en algunos momentos. SEO/BirdLife 2019
Ánsar común (Anser anser) en vuelo. Ya tenían los pollos bastante crecidos. SEO/BirdLife 2019
Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) en vuelo de un lado a otro buscando alimento. SEO/BirdLife 2019
Archibebe común (Tringa totanus).
Buscando en las partes encharcadas junto a otras limícolas. SEO/BirdLife 2019
Canastera común (Glareola pratincola) volando para capturar insectos. SEO/BirdLife 2019
Somormujo lavanco (Podiceps cristatus) con material para su plataforma flotante donde incubará su puesta. SEO/BirdLife 2019
Dos machos de tarro blanco (Tadorna tadorna) en vuelo. SEO/BirdLife 2019
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia) buscando alimento en las praderas. SEO/BirdLife 2019
Varias aves juntas. Cigüeñuela (Himantopus himantopus) centro  abajo pequeña; moritos (Plegadis falcinellus) entre la vegetación y de plumaje oscuro; garceta grande (Ardea alba) izquierda con pico naranja y flamencos (Phoenicopterus roseus). SEO/BirdLife 2019
Comimos en el propio aparcamiento y tuvimos que darnos prisa a causa de la meteorología.
La visita programada para la tarde fue en la playa donde aumentamos un poco más la lista. Nos sorprendió gratamente comprobar que se habían tomado medidas y labores de protección a favor del chorlitejo patinegro ave del año 2019 por SEO/BirdLife y durante el periodo de cría rodean una gran parte de la playa para evitar que la gente transite causando molestias. En la playa vimos correlimos tridáctilos, ostreros y otras aves se congregaban en las desembocaduras. A falta de viento de levante las marinas no se dejaron ver con toda la facilidad que esperábamos pero aun así quedaba la segunda opción cerca del Cabo de Creus.

Localizamos una hembra de colirrojo real, además de perdices, verderones, pardillos y curruca cabecinegra entre el matorral que hay en el entorno mientras divisamos varios grupos de marinas alimentándose en el mar a gran distancia. A pesar de estar lejos pudimos ver que se trataban de bandos de alcas y pardelas mediterráneas.

Con el sol cayendo volvimos al hotel y volvimos a probar la salida para el avetoro. En esta ocasión no vimos la nutria pero si pudimos localizar un rascón y dar con un escondido carricerín común.

Carricerín común (Acrocephalus schoenobaenus) al ocaso entre la vegetación. SEO/BirdLife 2019

Al día siguiente pusimos dirección hacia Tremp con las maletas. Antes de irnos quisimos comprobar la zona de cernícalos patirrojos y... ¡¡Voilà!! Allí estaba, un grupo de unos 10 – 12 individuos de machos y hembras de varias edades que nos permitió disfrutar al máximo de esta rapaz en paso. Además, en el mismo enclave observamos carracas incluyendo su acrobático vuelo.

Dos hembras de cernícalo patirrojo (Falco vespertinus) cazando en los campos. SEO/BirdLife 2019
Macho adulto de cernícalo patirrojo (Falco vespertinus) volando. SEO/BirdLife 2019
Retomamos el camino pero el mal tiempo hizo que ejecutáramos un plan alternativo por la campiña de Lleida antes de entrar en el Prepirineo. Los sisones, alcotanes y carracas (además de calandrias, alcaravanes, aguilucho cenizo) hicieron mucho más ameno el almuerzo que fue entre pequeños chubascos que fuimos esquivando.

Carraca europea (Coracias garrulus) levantando el vuelo. SEO/BirdLife 2019
El sábado amaneció soleado. Desayunamos a la misma hora y salimos con puntualidad en dirección al territorio del enorme quebrantahuesos. Desde lejos pudimos localizar el muladar con los telescopios, y aunque estaban muy lejos, dimos con los 4 buitres (leonado, negro, quebrantahuesos y alimoche). A continuación hicimos varias caminatas por allí. Subimos hasta el collado, donde cría el mirlo capiblanco que oímos, buscamos y vimos. Durante la subida bastantes forestales como garrapinos, capuchinos, pinzón, montesino, verderón serrano, charlo, reyezuelos, acentor, chochín, etc. Arriba ya dimos con los mirlos capiblancos pero también collalbas, alondras, colirrojos y siempre pasando sobre nosotros cuervos y buitres, tanto negros y leonados como quebrantahuesos. La subida fue también un éxito por las vistas y la variedad de aves.

Buitre negro (Aegypius monachus) sobre volando la sierra. SEO/BirdLife 2019
Chova piquirroja (Phyrrocorax phyrrocorax) sobrevolando por encima de nosotros. SEO/BirdLife 2019
Adulto de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en la zona del muladar. SEO/BirdLife 2019
Adulto de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) sobrevolando una zona habitual de quebraderos de huesos. SEO/BirdLife 2019
Macho de mirlo capiblanco (Turdus torquatus) cantando sobre la copa de un pino. SEO/BirdLife 2019

El último día lo pasamos en Congosto de Collegats, donde hicimos una ruta de unas dos horas y media más o menos por la antigua carretera y transcurre junto al caudaloso río Noguera-Pallaresa. Allí además de rupícolas y aves de soto también pudimos ver mirlo acuático europeo y lavandera cascadeña.

Participantes observando los quebrantahuesos pasar. SEO/BirdLife 2019
Bajada del collado donde cantaban los mirlos capiblancos SEO/BirdLife 2019
Después de mucha carretera y varias paradas de repostaje el recuento de aves fue estupendo, un total de 168 especies de aves vistas, casi la mitad de las aves de la Península (sin contar rarezas) algunas tan interesantes como el quebrantahuesos, los mirlos capiblancos o los cernícalos patirrojos. Un fantástico viaje con grandes observaciones y fantásticas personas que hicieron que la excursión saliese perfecta.

¡¡Hasta pronto!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario