martes, 27 de febrero de 2018

Birding Santoña

¡¡Hola de nuevo!!

En esta ocasión os muestro algunas de las aves que vimos en un viaje excepcional a las Marismas de Santoña una de las tres áreas que forman el Parque Natural por excelencia de Cantabria.

Orilla típica en las Marisma de Santoña (Cantabria) con cormoranes y gaviotas.

Disfrutamos muchísimo observando un montón de especies que no solemos ver habitualmente en el resto de costas españolas o en el interior peninsular y otras que son más abundantes en estos ecosistemas. Al ir en la época invernal pudimos observar muchas especies escasas como eider, colimbo, serreta, alca o gaviota tridáctila. Al final de los 2 días logramos detectar un total de 74 especies diferentes de aves.

Grupo de barnaclas carinegras (Branta bernicla) en zonas de playa. Al principio vimos un pequeño grupo.

Pero había más de 100 barnaclas carinegras (Branta bernicla) aunque aquí solo se ven unas pocas del bando más numeroso.

Aquí en vuelo, dos barnaclas carinegras (Branta bernicla). Se trata de una especie que viene de la tundra siberiana y que pasa aquí el invierno, aproximadamente entre diciembre y febrero.
Macho de eider común (Somateria mollisima), una anátida poco habitual en nuestras costas. Mostrando un precioso plumaje de adulto.

Macho de eider común (Somateria mollisima) junto a una gaviota sombría (Larus fuscus). Antes se consideraba una especie accidental, ahora se dan citas más o menos regulares todos los años, aunque sigue siendo un aves bastante escasa en nuestras costas.
Aunque muy lejos, pudimos ver también esta serreta mediana (Mergus serrator). Se trata de una hembra, los machos tienen un collar blanco y las plumas de la cabeza verdes oscuras, el dibujo del manto en colores negros y blancos. Lo más llamativo de esta especie es el pico tan peculiar que presenta y el píleo despeinado. 
Machos y hembras de cuchara común (Spatula clypeata) en la parte del Canal de Boo, al norte de la marisma.
Entre los cucharas, había varios ánades frisos (Anas strepera) muy fácil de identificarlos gracias a las manchas blancas que presentan en las secundarias más internas y que quedan a la vista.
En la misma marisma pudimos ver varios machos de ánade rabudo (Anas acuta) con alguna hembra. En la imagen ella es la que está más a la derecha, destaca el color gris azulado de su pico. Los machos son inconfundibles.
Aunque a lo largo de toda la marisma se puede observar al zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) como el de la imagen, es un buen lugar para ver a su pariente el cuellirrojo aunque nosotros no tuvimos esa suerte. 
El colimbo grande (Gavia immer) es otra de las invernantes escasas en España, aunque este es el más común de todos los colimbos. En la imagen presenta el plumaje invernal, mucho más soso y apagado que el plumaje nupcial que presentan en los países del norte, de donde vienen. Durante el viaje pudimos ver varios ejemplares e incluso un colimbo ártico (Gavia arctica).
Aquí la que para nosotros es la especie emblema del Parque Natural, la espátula (Platalea leucorodia). EN la imagen un pequeño bando sobrevuela una zona boscosa por delante de un buen nubarrón con mala pinta.

Espátula común (Platalea leucorodia) un poco sucia. Muchas de estas aves llevan unas anillas que las identidfican, ya que se trabaja mucho con la conservación de esta especie.
Bando de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) en vuelo hacia el dormidero.
Garceta común (Egretta garcetta). Pudimos ver como a medida que iba subiendo la marea iban cambiando de sitio para aprovechar la entrada de peces y ponerse las botas. Parece que las garcetas saben muy bien por donde llega la comida.
Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), tratando de secar su plumaje con la brisa del oeste.
Aunque bastante menos abundante que su pariente, el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) es fácil de observar en el entorno de la marisma. En nuestro caso pudimos ver varios ejemplares adultos, como el de la foto y algunos jóvenes un poco más apartados.
Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula) con el llamativo color naranja de su pico y sus patas y el collar negro completo.
Se trata de un lugar expléndido para la observación de limícolas, como esta pareja de chorlitos grises (Pluvialis squatarola), aunque también pudimos observar correlimos gordo o aguja colipinta y colinegra.
Zarapito real (Numenius arquata). De mayor tamaño que el trinador, con la ceja poco marcada y sin píleo oscuro. El pico sutilmente más largo.
Zarapito trinador (Numenius phaeopus) de color más oscuro, ceja muy marcada, píleo marrón con una delgada línea y pico algo más corto que su pariente el zarapito real. Verlos juntos destaca mucho más sus diferencias.
Había muchos correlimos comunes (Calidris alpina), los limícolas más abundantes de la marisma, aunque la sorpresa se encontraba entre todos ellos y en ocasiones se podía encontrar algún correlimos gordo o algún vuelvepiedras.
Archibebe común (Tringa totanus) patas llamativamente rojas y base del pico completamente anaranjada con un plumaje más parecido al de la época estival que al de la invernal.
Archibebe claro (Tringa nebularia), de colores blancos puros y casi negros. El pico en esta especie esta ligeramente levantado. Aunque no se apellida común, fue más abundante durante nuestro viaje que el anterior archibebe.
Andarríos chico (Actitis hypoleucos) en la orilla de la ría, con su continuo sube y baja y haciendo honor a su nombre.
Gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) adulto con plumaje invernal. Se tarta de una especie bastante pelágica con las patas negras, el pico amarillo y las comisuras del pico de color rojo. Seguramente este ejemplar había parado en el puerto de Santoña por las molestias que le causa el hilo de pesca que lleva en el pico y que trató de quitarse sin éxito.
Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) adulto con plumaje invernal. Pico y paras color carmín. Por ahora mantiene sus manchas pero pronto cogerá color tizón toda su cabeza.
Juveniles de gaviota patiamarilla (Larus michahellis) en el puerto de Santoña. Esta especie es la más abundante en la costa y pudimos comprobarlo, además nos permitió observar la diferencia clara con la sombria.
Gaviota sombría (Larus fuscus) adulto con la cara manchada, típico del plumaje invernal. El manto en esta especie es mucho más oscuro pero en esta región puede confundirse con el gavión aatlántico (Larus marinus) del que vimos varios ejemplares, pero que presenta unas patas rosadas.
Charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) adulto con plumaje invernal. Vimos varios tirándose a capturar peces, pero este parecía estar cansado de tanto picado y se quedó entre los barcos del puerto.

Alca común (Alca torda). Este ejemplar adulto con plumaje invernal estuvo muy cerca en una de nuestras búsquedas por la marisma, aunque hasta el tercer intento no dimos con este álcido. Aunque no se muy fácil de ver resulta relativamente común en toda la cornisa cantábrica, aunque se tarta de una ave muy marina que a veces se acerca a las marismas.

Halcón peregrino (Falco peregrinus). Vimos a la pareja que cría en las paredes rocosas que quedan cerca de las marismas.
Bisbita pratense (Anthus pratensis). Las Marismas de Santoña son un lugar idílico para acuáticas, marinas y limícolas y en ocasiones los pequeños paseriformes pasan desapercibidos. En nuestro caso este bisbita que tuvimos muy cerca nos mantuvo distraídos durante un buen rato, espero que casi tanto como a vosotros.

¡Hasta pronto!


Si quieres salir a ver aves, no lo dudes y visita los mejores destinos ornitológicos de la Comunidad de Madrid y del resto de la península ibérica.

España es uno de los mejores destinos ornitológicos de Europa gracias a su gran diversidad de ecosistemas y hábitats, así como por tener un clima templado con temperaturas más o menos suaves a lo largo del año. Además España es la autopista de miles de aves que migran del viejo continente a África y viceversa, por lo que la diversidad de aves y los espectáculos migratorios son únicos. Además alberga especies tan importantes y en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el sisón.

En Blue Nature te llevamos a observar aves a los espacios protegidos más importantes de España. Cualquier época del año es buena para ver a las dueñas del vuelo en sus hábitats naturales, por lo que, si te gustan las aves, no dudes en apuntarte a cualquiera de nuestras salidas. Echa un vistazo aquí: Blue Nature web

También te ofrecemos la posibilidad de prepararte una ruta que se ajusta a tus demandas con nuestra sección: "A la carta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario