martes, 27 de febrero de 2018

Birding Santoña

¡¡Hola de nuevo!!

En esta ocasión os muestro algunas de las aves que vimos en un viaje excepcional a las Marismas de Santoña una de las tres áreas que forman el Parque Natural por excelencia de Cantabria.

Orilla típica en las Marisma de Santoña (Cantabria) con cormoranes y gaviotas.

Disfrutamos muchísimo observando un montón de especies que no solemos ver habitualmente en el resto de costas españolas o en el interior peninsular y otras que son más abundantes en estos ecosistemas. Al ir en la época invernal pudimos observar muchas especies escasas como eider, colimbo, serreta, alca o gaviota tridáctila. Al final de los 2 días logramos detectar un total de 74 especies diferentes de aves.

Grupo de barnaclas carinegras (Branta bernicla) en zonas de playa. Al principio vimos un pequeño grupo.

Pero había más de 100 barnaclas carinegras (Branta bernicla) aunque aquí solo se ven unas pocas del bando más numeroso.

Aquí en vuelo, dos barnaclas carinegras (Branta bernicla). Se trata de una especie que viene de la tundra siberiana y que pasa aquí el invierno, aproximadamente entre diciembre y febrero.
Macho de eider común (Somateria mollisima), una anátida poco habitual en nuestras costas. Mostrando un precioso plumaje de adulto.

Macho de eider común (Somateria mollisima) junto a una gaviota sombría (Larus fuscus). Antes se consideraba una especie accidental, ahora se dan citas más o menos regulares todos los años, aunque sigue siendo un aves bastante escasa en nuestras costas.
Aunque muy lejos, pudimos ver también esta serreta mediana (Mergus serrator). Se trata de una hembra, los machos tienen un collar blanco y las plumas de la cabeza verdes oscuras, el dibujo del manto en colores negros y blancos. Lo más llamativo de esta especie es el pico tan peculiar que presenta y el píleo despeinado. 
Machos y hembras de cuchara común (Spatula clypeata) en la parte del Canal de Boo, al norte de la marisma.
Entre los cucharas, había varios ánades frisos (Anas strepera) muy fácil de identificarlos gracias a las manchas blancas que presentan en las secundarias más internas y que quedan a la vista.
En la misma marisma pudimos ver varios machos de ánade rabudo (Anas acuta) con alguna hembra. En la imagen ella es la que está más a la derecha, destaca el color gris azulado de su pico. Los machos son inconfundibles.
Aunque a lo largo de toda la marisma se puede observar al zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) como el de la imagen, es un buen lugar para ver a su pariente el cuellirrojo aunque nosotros no tuvimos esa suerte. 
El colimbo grande (Gavia immer) es otra de las invernantes escasas en España, aunque este es el más común de todos los colimbos. En la imagen presenta el plumaje invernal, mucho más soso y apagado que el plumaje nupcial que presentan en los países del norte, de donde vienen. Durante el viaje pudimos ver varios ejemplares e incluso un colimbo ártico (Gavia arctica).
Aquí la que para nosotros es la especie emblema del Parque Natural, la espátula (Platalea leucorodia). EN la imagen un pequeño bando sobrevuela una zona boscosa por delante de un buen nubarrón con mala pinta.

Espátula común (Platalea leucorodia) un poco sucia. Muchas de estas aves llevan unas anillas que las identidfican, ya que se trabaja mucho con la conservación de esta especie.
Bando de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) en vuelo hacia el dormidero.
Garceta común (Egretta garcetta). Pudimos ver como a medida que iba subiendo la marea iban cambiando de sitio para aprovechar la entrada de peces y ponerse las botas. Parece que las garcetas saben muy bien por donde llega la comida.
Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), tratando de secar su plumaje con la brisa del oeste.
Aunque bastante menos abundante que su pariente, el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) es fácil de observar en el entorno de la marisma. En nuestro caso pudimos ver varios ejemplares adultos, como el de la foto y algunos jóvenes un poco más apartados.
Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula) con el llamativo color naranja de su pico y sus patas y el collar negro completo.
Se trata de un lugar expléndido para la observación de limícolas, como esta pareja de chorlitos grises (Pluvialis squatarola), aunque también pudimos observar correlimos gordo o aguja colipinta y colinegra.
Zarapito real (Numenius arquata). De mayor tamaño que el trinador, con la ceja poco marcada y sin píleo oscuro. El pico sutilmente más largo.
Zarapito trinador (Numenius phaeopus) de color más oscuro, ceja muy marcada, píleo marrón con una delgada línea y pico algo más corto que su pariente el zarapito real. Verlos juntos destaca mucho más sus diferencias.
Había muchos correlimos comunes (Calidris alpina), los limícolas más abundantes de la marisma, aunque la sorpresa se encontraba entre todos ellos y en ocasiones se podía encontrar algún correlimos gordo o algún vuelvepiedras.
Archibebe común (Tringa totanus) patas llamativamente rojas y base del pico completamente anaranjada con un plumaje más parecido al de la época estival que al de la invernal.
Archibebe claro (Tringa nebularia), de colores blancos puros y casi negros. El pico en esta especie esta ligeramente levantado. Aunque no se apellida común, fue más abundante durante nuestro viaje que el anterior archibebe.
Andarríos chico (Actitis hypoleucos) en la orilla de la ría, con su continuo sube y baja y haciendo honor a su nombre.
Gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) adulto con plumaje invernal. Se tarta de una especie bastante pelágica con las patas negras, el pico amarillo y las comisuras del pico de color rojo. Seguramente este ejemplar había parado en el puerto de Santoña por las molestias que le causa el hilo de pesca que lleva en el pico y que trató de quitarse sin éxito.
Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) adulto con plumaje invernal. Pico y paras color carmín. Por ahora mantiene sus manchas pero pronto cogerá color tizón toda su cabeza.
Juveniles de gaviota patiamarilla (Larus michahellis) en el puerto de Santoña. Esta especie es la más abundante en la costa y pudimos comprobarlo, además nos permitió observar la diferencia clara con la sombria.
Gaviota sombría (Larus fuscus) adulto con la cara manchada, típico del plumaje invernal. El manto en esta especie es mucho más oscuro pero en esta región puede confundirse con el gavión aatlántico (Larus marinus) del que vimos varios ejemplares, pero que presenta unas patas rosadas.
Charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) adulto con plumaje invernal. Vimos varios tirándose a capturar peces, pero este parecía estar cansado de tanto picado y se quedó entre los barcos del puerto.

Alca común (Alca torda). Este ejemplar adulto con plumaje invernal estuvo muy cerca en una de nuestras búsquedas por la marisma, aunque hasta el tercer intento no dimos con este álcido. Aunque no se muy fácil de ver resulta relativamente común en toda la cornisa cantábrica, aunque se tarta de una ave muy marina que a veces se acerca a las marismas.

Halcón peregrino (Falco peregrinus). Vimos a la pareja que cría en las paredes rocosas que quedan cerca de las marismas.
Bisbita pratense (Anthus pratensis). Las Marismas de Santoña son un lugar idílico para acuáticas, marinas y limícolas y en ocasiones los pequeños paseriformes pasan desapercibidos. En nuestro caso este bisbita que tuvimos muy cerca nos mantuvo distraídos durante un buen rato, espero que casi tanto como a vosotros.

¡Hasta pronto!


Si quieres salir a ver aves, no lo dudes y visita los mejores destinos ornitológicos de la Comunidad de Madrid y del resto de la península ibérica.

España es uno de los mejores destinos ornitológicos de Europa gracias a su gran diversidad de ecosistemas y hábitats, así como por tener un clima templado con temperaturas más o menos suaves a lo largo del año. Además España es la autopista de miles de aves que migran del viejo continente a África y viceversa, por lo que la diversidad de aves y los espectáculos migratorios son únicos. Además alberga especies tan importantes y en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el sisón.

En Blue Nature te llevamos a observar aves a los espacios protegidos más importantes de España. Cualquier época del año es buena para ver a las dueñas del vuelo en sus hábitats naturales, por lo que, si te gustan las aves, no dudes en apuntarte a cualquiera de nuestras salidas. Echa un vistazo aquí: Blue Nature web

También te ofrecemos la posibilidad de prepararte una ruta que se ajusta a tus demandas con nuestra sección: "A la carta".

martes, 20 de febrero de 2018

El porrón osculado de Navarra

El porrón osculado (Bucephala clangula) se trata de una especie escasa en el territorio español, de hecho únicamente se ve durante el invierno y son pocas las citas de esta especie. Probablemente este ejemplar provenga de Escandinavia aunque no todos llegan tan al sur como esta. Sin embargo, ya son varias las personas que han visto durante este invierno a este porrón merodear por los alrededores de una balsa a las afueras de Zolina, un pueblo navarro.

Hembra de porrón osculado (Bucephala clangula) en una balsa navarra, cerca de Zolina.

Se vio por primera vez el 14 de noviembre del pasado 2017 y hace unos días, en una visita a este lugar, pudimos comprobar que seguía por allí. Desde una distancia prudente para interferir lo menos posible, pudimos observar tranquilamente y durante varias horas, las características que diferencian a esta especie del resto de acompañantes que la rodeaban, principalmente porrones europeos (Aythya ferina) y algún porrón moñudo (Aythya fuligula). Aunque en un principio fue complicado dar con él,  tuvimos tiempo suficiente para estudiar sus rasgos más característicos y su comportamiento.

Grupo de porrones europeos (Ayhtya ferina) y porrón osculado (Bucephala clangula) señalado. La gran concentración de porrones hizo en un principio difícil la localización del ejemplar.
Hembra de porrón osculado (Bucephala clangula) izquierda, junto a una hembra de porrón europeo (Ayhtya ferina) derecha.

Este ejemplar se trata de una hembra adulta, por el color castaño de las plumas de la cara, aunque lo más destacado es la punta rosada del pico una característica única en las hembras adultas. Ella es de color pardo-grisáceo con espejuelo blanco, a diferencia de los machos en cuyo dorso predomina el blanco. Los jóvenes se parecen bastante a las hembras pero tienen el pico enteramente gris.

El pico grisáceo con la punta rosada es una característica única de las hembras adultas de porrón osculado (Bucephala clangula). Las plumas castañas de la cabeza también nos ayudan a indicar el sexo.

Normalmente, en la temporada de cría se distribuye por Escandinavia y de forma dispersa por Centroeuropa y Escocia. Al acercarse el invierno, migran al sur, pero muy pocas aves acaban en la región mediterránea. Las que lo consiguen alcanzan las costas del norte de la Península, donde se producen el mayor número de citas. Se estima que las aves que pasan el invierno en nuestro territorio no superan la decena. Por esta razón, las observaciones realizadas en Zolina se convierten en un acontecimiento muy importante y una estupenda forma de disfrutar de esta especie tan escasa.

Hembra de porrón osculado (Bucephala clangula)

Los alrededores de esta población están formados una gran superficie de campos de cultivo y en medio de todos ellos una pequeña balsa. Este ambiente cuenta con el agua suficiente para proporcionar seguridad y alimento a nuestra hembra de porrón osculado, ya que se trata de un pato buceador que en cuya dieta se incluyen varios tipo de invertebrados y sus larvas.

Nos alegramos mucho de haberla podido ver y esperamos que se quede durante mucho más, aunque lleva ya más de tres meses en el mismo territorio.

Hembra de porrón osculado (Bucephala clangula)

¡Hasta pronto!


Si quieres salir a ver aves, no lo dudes y visita los mejores destinos ornitológicos de la Comunidad de Madrid y del resto de la península ibérica.

España es uno de los mejores destinos ornitológicos de Europa gracias a su gran diversidad de ecosistemas y hábitats, así como por tener un clima templado con temperaturas más o menos suaves a lo largo del año. Además España es la autopista de miles de aves que migran del viejo continente a África y viceversa, por lo que la diversidad de aves y los espectáculos migratorios son únicos. Además alberga especies tan importantes y en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el sisón.

En Blue Nature te llevamos a observar aves a los espacios protegidos más importantes de España. Cualquier época del año es buena para ver a las dueñas del vuelo en sus hábitats naturales, por lo que, si te gustan las aves, no dudes en apuntarte a cualquiera de nuestras salidas. Echa un vistazo aquí: Blue Nature web

También te ofrecemos la posibilidad de prepararte una ruta que se ajusta a tus demandas con nuestra sección: "A la carta".

martes, 13 de febrero de 2018

Rapaces y otras aves del sureste

¡¡Hola de nuevo!!

En esta ocasión os muestro algunas de las aves que vimos en una excursión por los cortados del Parque Regional del Sureste, que escoltan al río Manzanares durante su recorrido hasta que se junta con el Jarama.

Disfrutamos muchísimo observando todas las rapaces que se nos fueron cruzando por el camino y además pudimos ver las primeras parejas de cigüeña blanca en sus nidos. También vimos las pocas collalbas negras que viven en estos cortados. Los bandos de aves, las anátidas en el río el continuo movimiento de gaviotas sobre nuestras cabezas hizo que nos deleitásemos con un total de 57 especies diferentes de aves.

Perdiz roja (Alectoris rufa). Cerca de los cortados hay algún cultivo arado en el que se pueden observar fácilmente varias parejas que no dudan en volar hasta lo alto de los cortados cuando se ven amenazadas.
Porrón europeo (Aythya ferina), dos machos y una hembra. Ella es la del medio, que se diferencia de los otros dos por los olores pardos oscuros de la cara y el gris del dorso. se trata de patos buceadores que suelen formar grupos muy numerosos.

Grupo de porrón moñudo (Ayhtya fuligula) en la imagen tres machos y una hembra. Ellos son los que presentan un contraste más marcado entre blanco puro y negro carbón. La hembra por otro lado tiene unos colores más pardos. Como sus primos los porrones europeos, estos también son buceadores, pero solo pasan aquí el invierno.

Detalle de diferencia entre macho (arriba) de porrón moñun (Aythya fuligula) y la hembra (abajo)
Macho de cuchara común (Anas clypeata) a pesar de se una especie habitual en casi todos los ecosistemas acuáticos, en este caso vimos muy pocos ejemplares, pero afortunadamente eran unos machos precisosos.

Dos machos de cerceta común (Anas crecca). Estas anátidas eran bastante más habituales, se ve que la invernada de esta especie ha tenido más fuerza este año. Aunque nosotros no tuvimos suerte, en esta zona se pueden observar algunos machos de cerceta americana (Anas carolinensis) la diferencia es muy sutil y reside en la línea blanca que tienen estas aves y que se ve en la imagen. En un macho de cerceta común esta línea está dispuesta en paralelo al dorso del ave (como en la imagen), mientras que en su pariente americana la línea blanca nace en el cuello y baja en perpendicular a la horizontal.
Macho de ánade friso (Anas strepera). Había bastantes aunque en un primer momento salieron volando mostrándonos las manchas blancas que tienen en las plumas internas de las alas.
Focha común (Fulica atra) presente y frecuente en este tipo de ambientes.
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia) en vuelo. La zona centro del Parque Regional del Sureste es uno de los mejores lugares para obserrvar cientos y cientos de cigüeñas ya sea en vuelo o descansando junto a sus colonias de cría en lo alto de postes y fresnos secos.
Grupo de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) descansando sobre uno de los campos de cultivos cercanos a la colonia. Aquí ya se podía observar algún ejemplar llevando material nuevo para el nido, lo que nos indica que ya están empezando con la temporada de cría, probablemente ya hayan tenido alguna cópula y pronto empezará la incubación.
Un cormorán grande (Phalacrocorax carbo) descansando en la orilla. Había unos pocos, pero suele se un invernante habitual en toda la zona del Manzanares.
Numerosos bandos de gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) pasaban volando durante todo el día en dirección a los vertederos de esta región. Probablemente otra parte fuera a parar a las lagunas del Parque Regional del Sureste.
Milano real (Milvus milvus) en uno de los dormideros de este lugar protegido donde pudimos ver una concentración de unos pocos cientos de milanos reales. De hecho fueron la especie estrella que nos hizo disfrutar con sus peleas, sus vuelos y con los árboles llenos de milanos.

Milano real (Milvus milvus) en el suelo, buscando algo de desayunar. El color rojizo del plumaje y la cara de color gris claro lo diferencian del milano negro (Milvus migrans) además este no llegará a la Península hasta finales de febrero principios de marzo.

Tres milano reales (Milvus milvus) disputando una presa que habían robado a un azor común (Accipiter gentilis). Esta escena nos dejó con la boca abierta y pudimos disfrutar de una riña entre varias de las rapaces más habituales de la zona, ya que un busardo ratonero (Buteo buteo) también trató de hacerse con la presa. Tanto por tamaño como por fuerza el milano supera con creces a las otras dos rapaces, por lo tanto fue este el ganador y uno de estos tres se llevó la merienda tras atraparla en plena caída libre.

Milano real (Milvus milvus) algo más tranquilo pero sin perder de vista el suelo en el que puede haber más comida. El manejo que tiene del planeo es casi único en las rapaces ibéricas y todo gracias a su habilidad de utilizar la cola a modo de timón.
Azor común (Accipiter gentilis). En la imagen la cara del azor que fue asaltado por un milano para robarle la presa que tanto le había costado conseguir. Los pinares que crecen por encima de los cortados son su territorio de caza.

Gavilán común (Accipiter nisus) con un pardillo común (Carduelis cannabina) entre las garras. Los bandos de estas aves son frecuentes en la base de los cortados, formando pequeños grupos de 20-25 aves y que no pudieron hacer nada cuando la rapidez del gavilán les pilló de la sorpresa.

Busardo ratonero (Buteo buteo) sobrevolando los cortados, probablemente buscando alguna térmica que le permita volar con más eficacia y cubrir más superficie en busca de presas.
Alcaudón real (Lanius meridionalis) desde ahí puede observarlo todo y no perder ninguna oportunidad de hacerse con algún bocado. Durante el lance de caza del gavilán común (Accipiter nisus) hizo de alarma, levantando un fuerte griterío que retumbó en las paredes de los cortados. A pesar del aviso, parece que el pardillo que cayó en las garras del gavilán no supo interpretar dicha advertencia.
Cogujada montesina (Galerida theklae) para diferenciarlo de su pariente cercano la cogujada común hay que fijarse bien en la longitud y forma del pico. Algunos también hablan de longitud de la cresta, aunque la forma y tamaño de las plumas puede variar mucho.
Avión reoquero (Ptyonoprogne rupestris). Varios individuos volaban capturando los pocos insectos que hay en el ambiente. Esta es la única especie de aviones y golondrinas que no migra al llegar el otoño y por eso fue posible observarlos con cierta facilidad.
Mosquitero común (Phylloscopus collybita) inquieto, saltando, revoloteando de rama en rama, buscando pequeños insectos en la ramas, en el envés de las hojas y entre las aciculas de este pino.
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) mostrándonos sus "encantos" rojizos y la sutileza de su mirada.
Collalba negra (Oenanthe leucura). Varios ejemplares han establecido aquí sus territorios de cría. Esta es una de las tres especies de collalba que tenemos en el territorio español y la única que pasa el invierno de forma sedentaria sin una migración al sur como si lo hacen la collaba gris y la rubia.
Macho de gorrión moruno (Passer hispaniolensis). Muy parecido al gorrión común (Passer hispaniolensis) pero con el píleo (parte superior de la cabeza) de color castaño, a diferencia del común y con un pecho barreado que le da un aspecto atractivo a esta especie, sobre todo en primavera.
Dos macho sd e pinzón vulgar (Fringilla coelebs) picoteando las semillas que caen al suelo.
Macho de jilguero europeo (Carduelis carduelis). Común y muy conocido, de colores lalmativos, fromando pequeños bandos y posando para nosotros.

Macho de jilguero europeo (Carduleis carduelis). Para diferenciar los sexos hay que fijarse en la mancha roja de la cara. En una hembra esta no supera nunca el final del ojo. En ellos puede llegar incluso a sobrepasarla.


Hembra de pardillo común (Carduelis cannabina). Para estas fechas los machos ya empiezan a mostrar un color rojizo en frente y pecho. La ausencia de ese color tinto nos indica qeu este ejemplar se trata de una hembra, que esperamos sepa interpretar la próxima vez los avisos del alcaudón para no acabar en el estómago del gavilán.

¡Hasta pronto!


Si quieres salir a ver aves, no lo dudes y visita los mejores destinos ornitológicos de la Comunidad de Madrid y del resto de la península ibérica.

España es uno de los mejores destinos ornitológicos de Europa gracias a su gran diversidad de ecosistemas y hábitats, así como por tener un clima templado con temperaturas más o menos suaves a lo largo del año. Además España es la autopista de miles de aves que migran del viejo continente a África y viceversa, por lo que la diversidad de aves y los espectáculos migratorios son únicos. Además alberga especies tan importantes y en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el sisón.

En Blue Nature te llevamos a observar aves a los espacios protegidos más importantes de España. Cualquier época del año es buena para ver a las dueñas del vuelo en sus hábitats naturales, por lo que, si te gustan las aves, no dudes en apuntarte a cualquiera de nuestras salidas. Echa un vistazo aquí: Blue Nature web

También te ofrecemos la posibilidad de prepararte una ruta que se ajusta a tus demandas con nuestra sección: "A la carta".