Últimas observaciones interesantes


Últimas observaciones interesantes
Fecha Especie (nº) Lugar y comentarios
06/04 Buscarla unicolor (3) Laguna de San Juan.
06/04 Rascón europeo (3) Laguna de San Juan.
09/02 Elanio azul (1) Ruta ornitológica: Naturaleza al sureste.
12/01 Avefría europea (54) Alrededores de Griñón, Madrid. (Obs. varios bandos en barbechos)
15/12 Martín pescador común (2) Embalse de Pedrezuela, Madrid. (Obs. comportamiento territorial)
10/12 Agachadiza común (1) Charca Suárez, Granada
07/12 Barnacla cariblanca (2) Laguna del Oso, Ávila
07/12 Avutarda común (28) La Moraña, Ávila. (Día de niebla)
07/12 Busardo moro (1) Blascomillán, Ávila. (Rareza)
30/11 Chorlitejo grande (7) Soto Gutierrez, Madrid
24/11 Mosquitero bilistado (1) Valdebebas, Madrid. (Rareza)
24/11 Águila Imperial Ibérica (1) Dehesas de Quijorna, Madrid. (Ejemplar pajizo)
17/11 Curruca carrasqueña (1) Patones de Arriba, Madrid
10/11 Correlimos zarapitín (2) Embalse de Santillana, Madrid
03/11 Rascón europeo (6) Laguna de San Juan, Madrid
30/10 Porrón pardo (17) Laguna de Navaseca, Ciudad Real
29/10 Bigotudo (34) Parque Nacional Tablas de Daimiel, Ciudad Real

Haz clic en los enlaces para más información

martes, 31 de mayo de 2016

Una jornada de anillamiento

El anillamiento científico es una técnica de estudio con más de 100 años de antigüedad. Consiste en capturar aves para marcarlas con una anilla en la que va escrito un número único, de esta forma, el ave pasa de ser un individuo más dentro de una especie, a ser un ejemplar identificado e individualizado, como si la anilla fuera su Documento de Identidad. 

En sus orígenes, el objetivo del anillamiento fue conocer a dónde migraban las aves cuando no se encontraban criando. Actualmente es una práctica utilizada por científicos para conocer y estudiar más a fondo algunos aspectos sobre la vida y la biología de las aves, contribuyendo de esta manera a su conservación. Sumérgete en una jornada de anillamiento para ver qué especies son objeto de estudio y seguimiento en un estación de anillamiento al sur de Madrid.

El anillamiento científico como tecnica de estudio

Para atrapar a las aves, se montan unas redes especialmente diseñadas para esta práctica y que garantizan la seguridad del ave. Se montan en puntos estratégicos que son objeto de estudio o en los que se conoce que hay una interesante población de aves. En este caso, se trata de un carrizal, pero puede ser en una pradera, un bosque o incluso un pueblo. El montaje de la redes se hace de noche, aprovechando que las aves aún no han salido. Se busca que esté todo preparado antes del amanecer, para que la muestra de estudio sea la apropiada.

Una vez está todo montado, se espera una hora. Pasado ese tiempo los anilladores se acercan a las redes para sacar las aves que hayan caído y los meten en colectores donde aguardarán hasta ser anilladas. Cuando ya no quedan aves en la red, se pasa a la siguiente parte, el anillamiento.

Al amanecer y con las redes montadas se recogen las primeras aves.
Al amanecer y con las redes montadas se recogen las primeras aves. 

El procedimiento

En primer lugar hay que identificar la especie, en ocasiones es sencillo, como es el caso de los gorriones, porque además en mano, las aves se pueden mirar con más detalle. Un género peculiar y conocido es el de los mosquiteros, que en épocas como la migración pueden coincidir varias especies en un mismo lugar, siendo únicamente unas discretas diferencias las que determinen cuál es cuál. 

Gorrión molinero (Passer montanus).
Gorrión molinero (Passer montanus).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Macho de gorrión moruno (Passer hispaniolensis).
Macho de gorrión moruno (Passer hispaniolensis).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Mosquitero común (Phylloscopus collybita).
Mosquitero común (Phylloscopus collybita).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.

Una vez conocemos la especie, que suele ser lo que menos tiempo lleva, dada la experiencia de los anilladores, estos pasan a colocarle una anilla. En el caso de que ya tuviera, es lo que se conoce como recuperación, un ave anillada con anterioridad y que se recaptura. En esta filosofía se basa el anillamiento, en ver la variación de determinados aspectos de las aves, desde que se anillaron hasta que se vuelven a recapturar. De esta forma se conocen mejor aspectos biológicos de aves tan comunes como el jilguero europeo, el herrerillo común o el carbonero.

Jilguero europeo (Carduelis carduelis).
Jilguero europeo (Carduelis carduelis).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Carbonero común (Parus major).
Carbonero común (Parus major).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Herrerillo común (Cyanistes caeruleus).
Herrerillo común (Cyanistes caeruleus).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.

El número de la anilla se anota en la hoja de campo ya esté o no anillado. Estas recapturas nos permiten conocer, entre otras cosas los movimientos migratorios de determinadas aves, como buscarlas pintojas, carricerines o zarceros. Algunas, como los carriceros comunes, son anillados en otros países y llegan a caer en las redes durante su trayecto desde África a Londres. ¿Cómo se sabe de dónde llega o hacia dónde va? Sencillo, por que en la anilla se indica el lugar en el que fue anillado. Esto hace mucho más interesante la época migratoria, con la incertidumbre de ver qué ave viajera caerá esta vez.

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus).
Carricero común (Acrocephalus scirpaceus).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Zarcero políglota (Hippolaris polyglotta).
Zarcero políglota (Hippolaris polyglotta).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Caricerín común (Acrocephalus schoenobaenus).
Caricerín común (Acrocephalus schoenobaenus).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Buscarla pintoja (Locustella naevia).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.

Una vez apuntada la anilla pasamos a sexar el ave. En muchos casos es sencillo, basta con el claro dimorfismo sexual que presentan ambos sexos. En otras hay que fijarse en la cloaca o unos pequeños detalles con el ave en la mano. Este es el caso del pájaro-moscón europeo, que se diferencia de la hembra por un simple contraste de colores en la nuca, fácilmente identificable en mano. Los estorninos también es más fácil sexarlos en mano.

Macho de pájaro-moscón europeo (Remiz pedulius).
Macho de pájaro-moscón europeo (Remiz pedulius).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad
Hembra de estornino negro (Sturnus unicolor).
Hembra de estornino negro (Sturnus unicolor).
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.

La edad es otro de los factores que se intentan averiguar estudiando al pájaro en mano, sobre todo si es la primera vez que cae. Esto permite conocer la evolución de la biología de las aves con la edad. Para hacerlo correctamente hay que revisar la muda de las plumas una a una para buscar patrones que destaquen y hagan sospechar al anillador sobre la edad. Esto incluye también a los pollos, que también son anillados para seguir su vida desde su primer año.

Anilladores en pleno proceso de determinar la edad del ave.
Anilladores en pleno proceso de determinar la edad del ave.
Pollo de cetia ruiseñor (Cettia cetti), de menos de un año de edad.
Pollo de cetia ruiseñor (Cettia cetti), de menos de un año de edad.
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Adulto de cetia ruiseño (Cettia cetti), de más de un año de edad.
Adulto de cetia ruiseño (Cettia cetti), de más de un año de edad.
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.
Pollo de mirlo común (Turdus merula), de menos de un año de edad.
Pollo de mirlo común (Turdus merula), de menos de un año de edad.
Una vez anillado y preparado para su puesta en libertad.

Ahora solo queda tomar sus medidas, las del ala, las de la octava primaria, la cola, el tarso y el peso. También se hace una valoración del estado físico del ave, para saber qué es lo que va ha hacer. Por ejemplo, se valora el nivel de grasa, para saber si se está preparando para la migración o la invernada.

Anillador tomando medidas a un carbonero.
Anillador tomando medidas a un carbonero.
Acentor común (Prunella modularis) tras la biometría.
Acentor común (Prunella modularis) tras la biometría.
Ya está listo para su puesta en libertad.
Petirrojo europeo (Erithacus ruecula) tras la biometría.
Petirrojo europeo (Erithacus ruecula) tras la biometría.
Ya está listo para su puesta en libertad.
Urraca común (Pica pica) tras la biometría.
Ya está lista para su puesta en libertad.

Estos datos se recogen, con todos los anteriores en una base de datos que actualmente maneja el CMA y SEO/BirdLife. Gracias a esta información podemos conocer mejor a las aves y aplicar correctamente medidas para su conservación, detectar problemas locales y hacer evaluaciones a nivel internacional, porque las aves, como el resto de seres vivos, no entienden de fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario